Apple e IBM se unen para explotar el negocio Móvil

fusion ibm y apple

Así es, Apple e IBM, dos grandes de la tecnología se unen, una de las operaciones estratégicas en lo que alianzas de refiere más importantes en nuestros días, demostrando nuevamente que en la unión está la fuerza. En esta oportunidad sólidas corporaciones colaborarán en este caso para explotar aún más el mercado móvil.

Esta alianza se centrará en el desarrollo de soluciones para los negocios, incorporar herramientas de trabajo al entorno móvil y obtener así sus beneficios desde el punto de vista organizacional. Recordemos que una de las fortalezas que presentaba Blackberry era su penetración en las organizaciones, fortaleza que de hecho ayudó a la empresa a mantener en la competencia Móvil, especialmente con el uso y las funcionalidades en la plataforma de correo.

Ahora bien, es cierto que existen muchas aplicaciones para operaciones de negocio, algunas con capacidades muy específicas y quizás hasta un poco aisladas, es decir, no integradas con la plataforma de la compañía a la cual pertenece su usuario, otras aplicaciones más particulares de empresas proveedoras de tecnologías de información que han desarrollado su iniciativa móvil. No obstante, el objetivo de la fusión de Apple e IBM para este negocio será aprovechar los segmentos de mercados cubiertos por los productos de ambas empresas y ofrecer así a sus clientes herramientas de negocio integradas garantizadas por ambas empresas, incluso orientadas a sectores específicos tales como retail, banca y seguros, telecomunicaciones, salud, viajes y turismo, etc., lo que adicionalmente generará muchos otros prospectos de usuarios.

Un aspecto que me ha interesado mucho es el comentado por Tim Cook, CEO de Apple, quien ha comentado acerca de las prestaciones que tendrán las nuevas soluciones relacionadas con Big Data y Business Analytics, un tema muy interesante porque vemos como cada vez más se enlazan las tecnologías para un mejor aprovechamiento de estas. También se ha destacado muchos los esfuerzos que se realizarán sobre las tecnologías en la Nube, un paso más en el desarrollo del mercado de estas tecnologías.

En definitiva, quién iba a pensar que compañías que fueron tantos años rivales, que desde la fundación de Apple ésta hacía su foco en la competencia hacia IBM y que tuvo la capacidad de cambiar, de innovar y revolucionar con sus productos, ahora sería una aliada para y trabajar y desarrollar nichos de mercado.

Muchos Saludos.

Escrito por: Sajid Abad

En el arte de innovar incluso Batman puede enseñarte algún truco

batman

En el arte de innovar una de las formas de actuar consiste en recuperar una invención del pasado para adaptarla al tiempo presente.

La industrial cultural nos ofrece numerosos ejemplos de innovación con unas elevadas dosis de creatividad que implican una relevante capacidad de incorporar nuevas visiones de productos o servicios del pasado. Así una serie de televisión como Sherlock realiza una recreación innovadora de las clásicas aventuras del personaje Sherlock Holmes escritas por Sir Arthur Conan Doyle hace unos cien años. Tanto las novelas como los relatos protagonizados por Sherlock Holmes habían sido trasladadas tanto al cine como a la televisión casi siempre procurando una fiel adaptación al relato clásico; en cambio la innovación que introduce la serie de la BBC es la revisión de los textos de Conan Doyle adaptándolos al siglo XXI e incorporando una nueva visión de los diversos personajes y de los hechos que suceden en cada episodio.

Sherlock Holmes BBCEste ejemplo permite extraer enseñanzas nuestros proyectos de innovación como la opción de coger un producto o servicio descatalogado pero que en su momento tuvo éxito y desarrollarlo de nuevo incorporando nuevas tecnologías o nuevos materiales que no existiesen cuando se vendía el “original”. Otra opción es desarrollar nuevas funciones o funcionalidades ofreciendo una diferente percepción del producto por ejemplo incorporar un lector de código de barras a la nevera para hacer un control de los productos que tenemos o hemos de comprar.

Una característica de las industrias culturales es la capacidad de ampliar el valor de sus marcas desarrollándolas en diversos ámbitos y de posicionarse en diferentes mercados en los que consigue nuevos nichos de clientes que a menudo se complementan entre sí.

Esta semana se cumple el 75 aniversario de la salida al mercado de una marca mítica: Batman. Este personaje de comic creado por Bob Kane y que hoy en día es propiedad de DC Comics es un ejemplo de producto que ha ido innovando a lo largo del tiempo y que se ha convertido en un icono de referencia. Podemos encontrar innovaciones en la estética, en el tratamiento de los temas a lo largo de los años, o el desarrollo de los personajes de forma disruptiva; todo ello se debe a que son personas con talento las que hacen que una marca evolucione y tenga un reconocimiento aún mayor. En este caso podemos descubrir como la influencia que tuvieron los cambios introducidos por Frank Miller con The Dark Knight Returns o en The Killing Joke por Alan Moore y Brian Bolland generaron que al año siguiente se abriera una nueva línea de negocio de la marca en el cine de la mano de un director de un talento diferencial como es Tim Burton que dirigió la película Batman con un considerable éxito por las innovaciones que introdujo en ese largometraje. En la siguiente versión del producto aún se mantuvo Burton como director, pero cuando desaparece de la dirección es cuando la línea de producto cinematográfica entra en decadencia. Es necesario que venga otro director de proyectos con talento como Christopher Nolan para que nuevamente la línea de producto cinematográfico de la marca Batman consiga un éxito de público con un nuevo film.

Lo que nos enseña este caso es la importancia del Director del Proyecto de Innovación en el desarrollo del mismo y sobre todo del grado de innovación que este puede alcanzar. En los proyectos de innovación hay una influencia decisiva de las personas tanto en su definición como en su desarrollo, y a veces es necesario que haya quién anteponga su visión a la opinión mayoritaria porque no siempre lo que considera la mayoría es lo que supondrá una innovación de éxito.

El caso de Batman enseña además cómo se puede diversificar un producto creando variaciones o como componentes del producto principal se convierten también en productos diferenciados con una marca diferente y reconocida como es el caso de los personajes The Joker o Catwoman, en este último caso dando lugar incluso a una película como protagonista. Esto nos enseña que debemos considerar que parte de nuestros productos o servicios  pueden dar lugar a nuevos productos diferenciados que nos generen negocio.

Pero además podemos aprender como una gestión creativa de la marca puede dar lugar a que se celebre un aniversario de forma especial hasta el punto que el 23 de julio de 2014 se denomine el “Día de Batman” o “Batman Day” dándole una difusión en todos los medios de comunicación que además se complementa con actividades complementarias.

Los ejemplos que hemos expuesto son posibles opciones a considerar cuando queremos innovar en nuestros productos o servicios porque nos provocan que nos preguntemos cómo podríamos ser creativos.

Escrito por: Gian-Lluís Ribechini

Los factores más relevantes en la elección de un proyecto

Estrategia Negocio

Si hablamos de si un proyecto nos es interesante, es decir, nos conviene llevarlo a cabo como organización o grupo, deberíamos pensar en qué aspectos o factores lo definen como atractivo. Es decir, ¿por qué deberíamos emprenderlo? Como primera idea pensaríamos… ¡porque es rentable! Decidiremos ofertarlo y/o llevarlo a cabo porque nos interesa económicamente. OK, pero… ¿qué más factores tendremos realmente en cuenta? Aquí apunto algunos:

 

-       Valor estratégico: llevar a cabo este proyecto nos acerca a los objetivos que la estrategia de mi organización tiene marcados.

-       Nivel de riesgo: se trata de un proyecto con una cierta probabilidad de fracaso, quizá no lo consigamos completar.

-       Tamaño: ocupará un cierto número de recursos, y nos supondrá unos costes más o menos importantes.

 

En este contexto, pues, ¿qué factor consideramos más importante? ¿Quizá nos interesan proyectos menos rentables, pero más “seguros”? O por el contrario pretendemos arriesgar mucho y sólo conseguir objetivos en unos pocos proyectos muy rentables? ¿Arriesgamos igual si el proyecto es grande o pequeño? ¿La actividad de ese proyecto se alinea con la estrategia a largo plazo que teníamos marcada? Son preguntas que propongo que os hagáis siempre que debáis seleccionar en qué proyecto trabajáis.

 

Es importante disponer de una adecuada estrategia de selección y gestión de nuestro Portafolio de Proyectos, basada en valor estratégico, nivel de riesgo, rentabilidad, tamaño…

 

Respecto al valor estratégico, podemos afirmar que un proyecto siempre debe estar alineado con las estrategias de la organización. Lo podemos mirar en sentido contrario: una organización no debería emprender o involucrarse en un proyecto si éste no está alineado con su estrategia, por muy bajo que sea su nivel de riesgo o muy alta su rentabilidad (o al menos debería pensárselo muchísimo…). La estrategia no es maleable, la táctica sí lo es.

 

estrategiaSi adoptamos otra perspectiva, asociada al nivel de riesgo, podemos asegurar que una incertidumbre bien estudiada, ponderada, medida y aplicada adecuadamente, mantiene los principios de rentabilidad del proyecto. Es decir, ya asumimos unos márgenes de contingencia para absorber esos riesgos que tengamos identificados, y por lo tanto no debería haber más problema… Ahora bien, ¿qué pasa con los riesgos imponderables, no conocidos? Si no es conocido, realmente no sabemos si estratégicamente nos conviene el proyecto, ya que el resultado (de forma amplia, no sólo económico) es impredecible. Podría acabar minando relaciones, comprometiendo nuevos negocios, etc. Con lo que alguien podría volver a argumentar que los riesgos imponderables conducen a descartar el proyecto desde el punto de vista estratégico.

 

También podríamos pensar en todos aquellos negocios donde prima tanto la estrategia, el posicionamiento, el liderazgo del mercado, que se asumen riesgos altísimos con tal de intentarlo. Cualquier empresa tecnológica pionera en algún producto, cualquier grupo de inversores de capital riesgo, basan sus criterios en diversificación, inversión a alto riesgo buscando alta rentabilidad (sabiendo que perderás dinero en N casos, para ganar mucho dinero sólo en uno). Esto va más allá de asumir beneficio nulo, es directamente asumir pérdidas en muchos proyectos para compensarlas sólo con unos pocos…

 

Respecto a qué nos indicaría un nivel de riesgo elevado, podríamos citar muchos factores y muy variados. Como sabemos, la gestión de riesgos empieza en la identificación, y para ello nos podemos ayudar de “check lists” que nos guíen. La cuestión es que no se queden riesgos no identificados en el tintero.

 

Por ejemplo, podríamos enumerar riesgos en:

 

- La definición del proyecto, que los objetivos no sean claros o no hayan sido identificados apropiadamente (no hayamos entendido qué nos piden)

 

- Relación al cliente, si éste no tiene la habilidad o autoridad para tomar decisiones, si no entiende el ambiente de proyectos, si su staff no está involucrado en el proyecto o no tiene experiencia en este tipo de proyectos, en cómo es su organización y como va a ser su equipo de proyecto que interactúe con el nuestro. También en si es conocido en la industria, si ha trabajado con nosotros anteriormente, si es financieramente estable (o su base financiera es conocida).

 

- Relación al usuario final, si éste no estuvo suficientemente involucrado en la generación y aprobación de requisitos del proyecto, si no estará involucrado en el desarrollo del proyecto, si no tiene experiencia en este tipo de proyectos, o no entiende el impacto de los cambios que el proyecto traerá.

 

- La solución técnica, si no es conocida (no se ha hecho antes), o el desarrollo usa métodos, herramientas o técnicas no conocidas.

 

- En los factores ambientales, la falta de conocimiento de las garantías asociadas con el proyecto o de los aspectos legales (las penalizaciones asociadas a la falta de cumplimiento), también los desastres naturales, los actos del gobierno, la inflación, los cambios del mercado, las huelgas, etc.

 

En definitiva, un sinfín de factores. Podemos tomar esta lista como guía para su identificación en la fase inicial.

 

Como estamos viendo, considerar todos estos aspectos (rentabilidad, tamaño, riesgo, estrategia) de manera aislada no proporciona resultados completos. Existen diferentes metodologías que permiten evaluar estas variables de manera integrada. Quizá la cuestión no está en decidir cuál es el más importante, o si todos lo son. Podemos enfocarlo con métodos de decisión multicriterio, para encontrar soluciones satisfactorias que concilien aceptablemente los logros de cada uno de los objetivos. La clave es implementar una correcta Gestión del Portafolio de proyectos en nuestra organización. ¡Seguiremos hablando de ello, permaneced sintonizados! :)

Marc Barà.

Escrito por: Marc Barà

SEMANA DEL 21 AL 25 DE JULIO

Aquí os dejamos las LECTURAS RECOMENDADAS para la próxima semana:

libros

Ya no es necesario usar nuestro nombre real en Google Plus

A world without water

Twitter podría ayudar a detectar brotes de sida

La Justicia española, entre las más baratas y rápidas de Europa

Making certain your business intelligence platform performs

Éxito y felicidad

carita feliz

Una mentalidad emprendedora busca el éxito de su proyecto. La enciclopedia online Wikipedia describe éxito como “la consecución de un objetivo”. Si nos vamos a la Real Academia Española (RAE) se refiere al mismo concepto como “el resultado feliz de un negocio o actuación”.

 

Tanto un diccionario como el otro coinciden en la definición del éxito como la consecuencia de ver satisfecha una meta que, como hemos visto en muchos post, es lo más parecido a lo que llamamos felicidad. Sustento esta relación en la idea de que el logro de un objetivo (éxito) nos conduce a una emoción positiva o placentera (felicidad). Por lo tanto, salvando el hecho de que el primer término suele estar emparentado al mundo material y el segundo a cuestiones más intrínsecas como las emociones, la felicidad es la consecuencia del éxito (o, por lo menos, una de ellas).

 

Como hemos dicho, la felicidad es un estado interno que, si bien no podemos comprar, sí podemos aprender. Para ello requerimos de dos elementos tan concretos e imprescindibles como son la metodología y la disciplina. Aleluya,…  parece que ser feliz ya no es sólo un privilegio de las almas elevadas sino materia de estudio del campo de la ciencia. Así, importantes economistas como Richard Layard, psicólogos como Martin Selingman, neurólogos de la talla de Antonio Damasio, siquiatras como Luis Rojas Marcos, etc., están estudiando en profundidad  la felicidad, sus causas y consecuencias. Y es que es una cuestión de preocupación colectiva en nuestros días como demuestra el hecho de que la asigntaura más popular en los últimos años de la Universidad de Harvard la imparta el psicólogo positivista Tal Ben-Shahar y se llame “Mayor Felicidad”. El catedrático une diversión y rigurosidad académica en sus clases que se centran en la felicidad, la autoestima y la motivación como herramientas para conseguir el éxito. Todo indica que con un poco de ganas, perseverancia y por qué no el dinero para pagarte dicha asignatura, todos tenemos la capacidad de ser felices.

 

felizAdemás, debemos aprender a disfrutar de este camino puesto que de esta manera los resultados son siempre superiores. Es por ello que suelo acompañar mis clases con música y videos con los que intento impregnar de algo de felicidad a los alumnos porque los conocimientos de esta manera se quedan mejor impregnados. Y es que debemos desmitificar el dolor y silenciar  todas aquellas populares y obsoletas máximas como “la letra con sangre entra” que tanto daño nos hacen. Considero que la relativización del dolor es fundamental para dejar entrar a la felicidad en nuestra vida. “Recordar que vas a morir es la mejor manera que conozco para evitar caer en la trampa de pensar que tienes algo que perder”, declaró Steve Jobs. El fundador de Apple tomó conciencia a raíz de la enfermedad que lo llevó a la muerte que no hemos venido al mundo a sufrir y que debemos disfrutar del camino a pesar del  esfuerzo y la perseverancia que exige.

En este sentido, recientemente leí un artículo del reconocido siquiatra Luis Rojas Marcos en el que asegura que el “sufrimiento ni te hace más sabio ni mejor persona”. Me decanto por este postulado ya que hay quienes opinan que cada golpe en la vida fortalece pero desde mi punto de vista esta visión es errónea. Personalmente considero que los verdaderos acicates de nuestro aprendizaje son las marcas que los golpes imprimen en cada uno de nosotros. En su último libro Secretos de la Felicidad (Espasa), el doctor explica que la felicidad viene en los genes y todos nacemos con la potencialidad para vivirla así que la actitud más inteligente es la de quien proactivamente decide aprender sin necesidad de que la vida lo golpee.

Por otro lado, la metodología nos indica que debemos hacer muchas cosas pequeñas que nos hagan felices, es decir, tener hábitos que nos conduzcan hacia la felicidad. Ya lo dijo Aristóteles, “somos lo que hacemos cada día”, de modo que la excelencia no es un acto sino un hábito. El zumo de naranja por la mañana, el momento de lectura antes de ir a dormir, ir a buscar a tu hijo al colegio…, pequeñas rutinas de felicidad de las que acabarás siendo inconscientemente competente. La felicidad es un camino que se construye mediante hábitos simples y satisfactorios como bien se retrata en el experimento “Haciendo feliz a Slough” dirigido por el psicólogo Richard Stevens. Después de 3 meses trabajando con 50 personas de la localidad de Slough (Reino Unido), los expertos identificaron 10 medidas para aumentar la felicidad. Así reza el dichoso decálogo:

1- Cuidar una planta o un animal.

2- Recordar cada día cinco cosas positivas de la vida.

3- Salir a caminar.

4- Hablar durante más tiempo con los seres queridos.

5- Llamar a un amigo que no se ha visto por mucho tiempo.

6- Reírse.

7- Realizar ejercicios por lo menos media hora al día, tres veces por semana.

8- Sonreír a personas desconocidas.

9- Reducir a la mitad el tiempo que se dedica a mirar televisión.

10- Realizar tareas en beneficio de la comunidad.

 

El resultado fue un éxito y los voluntarios notaron que al final del experimento habían incrementado notablemente sus niveles de felicidad.

¿Y tu? ¿Tienes tu decálogo? Y lo más importante: ¿lo cumples?

Escrito por: Lluís Soldevila

Las Reglas de la Red

privacidad

Me gustaría continuar en la misma línea de mi última contribución a este blog para cuestionar otro de los mitos más comunes de Internet, según el cual, existe un vacío legal en la red que ha creado nuevos problemas a los que el Derecho aun no ha dado una solución; y con esta leyenda, se ofertan servicios especializados para gestionar la reputación y los conflictos en las redes.

Esta premisa no podemos aceptarla como cierta, a pesar de reconocer que Internet ha introducido cambios importantes que analizaremos a continuación.

Por una parte, hemos de admitir que el uso generalizado de las tecnologías de la información y de las comunicaciones permite realizar funciones que antaño estaban vedadas a la mayoría de las personas y, en particular, les habilita para intervenir en el flujo de la información, ya que con las herramientas actuales los usuarios pueden acceder, crear y difundir información de forma fácil y sin coste.

Por otra parte, se aprecia un cambio en los hábitos y comportamientos de los usuarios, posiblemente debido al poder que han adquirido utilizando las herramientas disponibles. Entendiendo “poder” en el sentido más simple, que no es otro que tener la facultad de hacer algo.

Sin embargo, parece que obviamos de forma consciente que las normas que nos rigen se aplican tanto al mundo analógico como al digital. Las reglas no han cambiado, únicamente los escenarios y la forma de actuar de las personas, que han creado una nueva cultura para validar los nuevos comportamientos.

Observamos que las personas se han vuelto completamente desinhibidas y generosas, capaces de compartir detalles íntimos de sus vidas con desconocidos. Incluso proporcionan datos y testimonios que antaño quedaban estrictamente reservados al espacio íntimo o familiar. Desconozco la razón que ha originado ese afán comunicador en las personas, esa necesidad de estar permanentemente en contacto e informando de todos sus movimientos.

internetCada cual es libre de obrar como mejor le parezca, sin embargo, el flujo de información descontrolada y, en particular, de toda aquella que no ha sido autorizada por terceros afectados puede colisionar con derechos fundamentales, como el derecho al honor, la intimidad y la propia imagen. Derechos que gozan de una elevada protección en nuestro ordenamiento jurídico ya que además de estar reconocidos por la Constitución Española, cuentan con normativa específica y cuya aplicación por nuestros tribunales les ha dotado de eficacia. Y así lo acredita la abundante doctrina jurisprudencial que se ha desarrollado en esta materia.

Otro aspecto que llama la atención es la concepción del espacio virtual cómo un amplio y vasto escenario, completamente abierto, en el que todos pueden interactuar sin ninguna autorización previa o control. Si bien es cierto que no se requiere ningún tipo de permiso administrativo para abrir un negocio “on line” o para crear un espacio de comunicación, no es menos cierto que todo aquel que utiliza la red queda sujeto a responsabilidad por los actos o la actividad que realiza. Lo que equivale a decir que aunque sea libre el acceso es necesario respetar toda la normativa aplicable, que no se limita a la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (Ley 34/2002). Además, esta norma nos proporciona un buen ejemplo de la regulación en esta materia, que viene a demostrar que Internet no es territorio sin ley.

Quién conoce el Derecho sabe cómo gestionar un conflicto en la red, ya sea que afecte a los derechos fundamentales de las personas, a los de propiedad o se trate de robos o fraudes.

Quién conoce las tecnologías de la información y de las comunicaciones sabe que nada deja más rastros y trazas que la red. El  entorno digital obliga a ser más cauto y a conocer la forma de borrar las huellas, ya que es más difícil que en el mundo analógico en el que bastaría un simple pañuelo.

Por mucho que se repita lo difícil que es mantener el respeto del Derecho en la red, esta premisa no se convertirá en verdadera por su reiteración. La simple observación y los datos que nos proporcionan las noticias nos llevan a comprobar que esa misma premisa se aplica perfectamente al mundo analógico. Como ejemplos podemos citar el respeto de los límites de velocidad, o  el cumplimiento de las obligaciones fiscales e incluso el respeto de la normativa de protección a los consumidores por las entidades financieras.

Como conclusión podemos decir que no hay un vacío legal en la Red y que el ordenamiento jurídico aplica perfectamente al mundo virtual; el problema es el cumplimiento de las normas, que desafortunadamente no sólo afecta al espacio digital.

 

Escrito por: Carmenchu Buganza
Aequitas Abogados

El rol del contenido en la decisión de compra

decisión compras

Cuando en los ’90 explotó el supermercadismo, los departamentos de marketing trabajaron arduamente para rediseñar el packaging de los productos y convertir las etiquetas en “vendedores silenciosos”. Cada producto debía auto-explicarse y venderse solo cuando un comprador se paraba frente a él en la góndola.

Allí ya no había un vendedor que nos contara las características técnicas de una lavadora o la forma de uso de un sofisticado microondas. Teníamos que “leer” las etiquetas, pero además podíamos verlo, tocarlo e incluso, dependiendo del producto, probarlo (p.e. la indumentaria o los equipos de música)

Hoy la exhibición de productos en el entorno web exige un esfuerzo mayor: el producto no sólo tiene que auto-explicarse, sino que es necesario  aportar contenido adicional que seduzca, genere confianza y convenza para sustituir, con palabras, la presencia física del producto.

En el post anterior hablábamos de la tendencia ROPO (Research Online Purchase Offline), que hace que el comprador llegue al punto de venta ya informado y muchas veces, casi  decidido, gracias al contenido que encontró navegando.

Pero las fuentes de información utilizadas por los consumidores, varía en función del tipo de producto o servicio. Los compradores buscan online información creíble y confiable y según las categorías  unas fuentes cobran más relevancia que otras.

Nielsen realizó en Marzo 2014 un estudio donde se relevan las tres fuentes de contenido a las que acudimos para informarnos sobre productos y servicios:

  • Contenido informado por el fabricante o marca (Branded Content)
  • Contenido producido por los usuarios (Users Reviews)
  • Contenido producido por Expertos  (Expert content)

Los resultados de la investigación muestran que, en la mayoría de las categorías de producto la opinión de un tercero Experto, es la que define la compra.

Y en todos los casos, el comprador busca “información” objetiva y creíble que no sea publicidad encubierta.

productosEn el estudio se identifican las fuentes que el usuario considera más confiables para definir su compra y cómo éstas varían en función de la categoría de   producto. La gente prefiere:

-          Contenido informativo de Expertos: para Smartphone, SmartTV, Coches Okm y Seguros de Auto.

-          Contenido informativo de la Marca/Fabricante: para productos con muchas especificaciones técnicas (Ej. Cámaras de fotos)

-          Contenido producido por otros usuarios: Videojuegos o Sillas de Bebé para el coche.

Estas preferencias tienen una explicación  y pueden orientar la estrategia de  contenido que se debe producir, gestionar o promover para conducir al consumidor al embudo de compras:

  • Contenido de Expertos

En productos de alta gama-alto precio, el consumidor confía en la opinión del “experto” porque la considera una fuente imparcial (vs. lo que dice la marca de sí misma) y la prefiere en relación a las revisiones de otros usuarios por la credibilidad que le otorga “el saber de especialista en el tema”. El comprador considera que el experto basa sus opiniones en su conocimiento y no en la percepción y recibe este contenido como “informativo” y no publicitario. Este tipo de reseñas termina definiendo la compra.

 

  • Contenido de la Marca

Tiene casi todo el peso en la decisión cuando la elección se basa en las características técnicas del producto. El comprador reconoce que nadie mejor que el fabricante puede describir las especificaciones de un producto. Es el caso de las cámaras fotográficas, ordenadores, tablets, instrumentos de precisión o maquinaria industrial. Si bien la opinión del experto puede orientar, es el contenido producido por la marca el que define.

 

También en productos de impulso o donde lo que pesa es el valor simbólico (no el objeto en sí), el contenido desarrollado por la marca es el más valorado (belleza, perfumería, arte, decoración, indumentaria, etc.)

 

  • Contenido producido por los usuarios

Estas opiniones inclinan la balanza cuando se trata de productos o servicios donde la experiencia del usuario es la más confiable. Es el caso de los videojuegos o los productos relacionados con la seguridad del bebé donde la opinión de “otra madre” tiene muchísimo más peso que las palabras de la marca o el experto.

Los rubros hotelería y gastronomía son los  más afectado por las reseñas de los usuarios. La opinión de “quienes ya han estado allí” es la que cierra la decisión de compra.

 

Identificar qué tipo de contenido va a tener más impacto en el proceso de adquisición permite orientar los recursos de comunicación para conseguir conversiones.  Por eso, sigue vigente el envío de productos a “expertos-blogueros” para que generen contenido objetivo-informativo y premiar a los usuarios que estén dispuestos a publicar sus sinceras revisiones y experiencias.

 

Escrito por: Genoveva Purita

¿Las tiendas físicas amenazadas? Tranquilos, el webrooming persiste

webrooming

En anteriores posts comentamos la amenaza del showrooming para las tiendas físicas, entendido como la visita del consumidor a una local para probar el producto deseado, pero comprarlo por Internet a mejor precio.

Curiosamente, y ante este hecho, se mantiene otro que se viene prodigando desde los inicios de internet: el webrooming. ¿Qué es?

Básicamente lo contrario de lo que sucede con el showrooming, buscar información del producto que se quiere en internet, pero comprarlo en la tienda física.

Las razones en los inicios de internet eran claras: la falta de confianza en el nuevo medio, dificultades técnicas, pocas garantías, etc.

Aunque todos estos problemas se han ido superando, parece ser que este efecto es muy notable y planta cara al showrooming ¿cuáles son las razones actuales?

 

Nuevos estudios ¿nos acercamos al empate?

Hace 6 meses la encuesta llevada a cabo por Harris Interactive nos indicó, que el 70% de los usuarios encuestados realizaba webrooming mientras el 40% showrooming. Además su estudio revelaba que los usuarios “webroomers” gastaban más que los “showroomers” (203 dólares vs 175 dólares).

Esta situación parecía tranquilizadora para los retailers, y la única moraleja consistía en mejorar los contenidos online en cualquier medio, para facilitar la decisión final de compra en el store.

Más recientemente (mayo 2014) el análisis llevado a cabo por Interactive bajo el nombre: “The Rise Of Webrooming: A Changing Consumer Landscape” sitúa en el 88% el webrooming vs 76% el showrooming. Veamos las razones que salen del mismo estudio:

webrooming - showrooming

El 75% de los encuestados indicó que realizaban webrooming porque creían que los precios más bajos se daban en las tiendas físicas, y la web era el lugar idóneo para investigar (71%) y comparar productos (72%)

Por el contrario los showroomers señalaron interactuar con el producto (68%) y ser asesorado por un experto (41%).

Una de las conclusiones interesantes del estudio indica, que el comprador prefiere visitar la tienda física para las compras de valor alto y existe un límite de gasto para compras online antes de decidir ir al offline (250$ para los hombres y 25$ para las mujeres).

Finalmente, otro estudio llevado a cabo en mayo del 2014 por http://merchantwarehouse.com/ apunta que el 60 % de los webroomers ha realizado showroomed, mientras el 90 % de los showroomers ha hecho webroomed.

La conclusión aquí podría ser que los consumidores prefieren realizar sus comprar en la tienda física.

Finalmente el 75% de los encuestados mencionó que visitaría una tienda para realizar una compra si con eso evitaba los costes de envío u obtenía su producto antes. Por otro lado el 37% dijo que prefería devolver un producto en tienda, que tener que reenviarlo de vuelta.

 

La clave: la estrategia única y no el show o webrooming

Lo que parece más claro es que el consumidor, a la hora de comprar, diferencia canales simplemente para obtener ventajas, ya que para él la marca o el producto publicado en una web o en un store es el mismo, por tanto la tendencia esperada es que el webrooming y el showrooming sigan creciendo en ambos sentidos.

Seguimos viendo movimientos en cada uno de los departamentos afectados, para minimizar el web o showrooming, como por ejemplo:

-       Implementar un programa de fidelidad mediante una app para recordar a los usuarios que van a la tienda que pueden obtener precios especiales

-       Incluir cupones online para compras en el store

-       Proveer de la opción en la compra online de la recogida en tienda

Lo que no vemos es un claro acercamiento entre esos departamentos on y off para aplicar una estrategia en común en pro de su objetivo único: vender más sus productos.

Evidentemente la solución no consiste en evitar el showrooming o el webrooming, sino utilizar la tecnología para proveer de una mejor experiencia al usuario, construir ofertas personalizadas según sea el entorno en el que esté y, en definitiva, vincular la información que tenemos de esa persona para ofrecerle el mejor trato multicanal u omni-channel.

Escrito por: Enric Quintero

Android Wear, comunicación permanente e integrada

Android Wear

Los relojes inteligentes siguen su proceso de crecimiento en las sociedades, cada vez es más común verlos en diferentes tiendas y siendo muy usados por las personas. Quizás para muchos sigue pareciendo que se trata de un modernismo o una moda pasajera y que nunca sustituirá al reloj tradicional, lo cierto es que sus ventas siguen creciendo y aunque en el corto plazo no parezca una amenaza para los fabricantes de relojes no deberíamos perder de vista su evolución. Dada las características y prestaciones de este tipo de dispositivos, estos nos ofrecen  una constante integración tecnológica con el mundo a nuestro alrededor, ya no sólo se trata de comunicarnos con otras personas sino también adquirir y utilizar la información que nos rodea para hacer la vida más fácil, dinámica, y por decirlo de alguna forma para hacerla “diferente”.

Android es el sistema operativo con mayor Market Share entre los Smartphone, y ya ha tomado ventaja en los llamados Wearables, entre los cuales los más comunes son los relojes inteligentes. La capacidad que brinda estos relojes para el reconocimiento de voz y para integrarse con otros dispositivos es una de las características que más gusta, poder pedir una canción, el estado del tiempo y muchas otras interacciones a través de comandos de hablados, la verdad muy interesante aunque aún a muchas personas nos costará hablarle a un nuestro reloj. Android Wear permite enviar mensajes de textos, gestionar canciones, llevar tu plan de entrenamiento físico, etc.

Entre los principales dispositivos con Android Wear tendremos, Samsung Gear Live, LG G Watch y Moto 360, y vale decir que sus diseños están también permitiendo una mejor aceptación en el uso de estos relojes, son diseños muy dinámicos y más combinables a prendas de vestir no solo deportivas sino también casuales, dispositivos muy elegantes sin ya tener únicamente esa imagen robótica que pareciera sólo para un tipo de público.

Ya veremos cómo evolucionamos con estas tecnologías, quizás pronto veremos nuestro reloj también cada 5 minutos y no precisamente para ver la hora, es más quizás se para lo menos que lo utilicemos, es posible que se convierta en el dispositivo de enlace para comunicarnos e integrarnos con el resto del mundo tecnológico.

A continuación os dejo un vídeo demostrativos de los usos diarios con Android Wear, espero os guste y recibir pronto vuestros comentarios acerca de esta tecnología:

 

Muchos Saludos,

Escrito por: Sajid Abad

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 239 seguidores

%d personas les gusta esto: