SEMANA DEL 16 AL 23 DE AGOSTO

Aquí os dejamos las LECTURAS RECOMENDADAS para esta semana:

leer

Soyemprendedor.info 26 marzo de 2013. Cómo crear listas en Twitter

Socialmediaexaminer.com 15 agosto de 2013. 3 Strategies for finding Customers with Social Media

Communitymanagerzaragoza.com 22 agosto de 2013. 8 consejos para escribir un post ¿perfecto?

Seocializame.com 22 agosto de 2013. Cómo medir el Engagement en tu marca

Ticbeat.com 22 agosto de 2013. Cómo insertar publicaciones de Facebook en cualquier sitio web

HIBNOVACIÓN. Emprender innovado.

Sin título

Practicando con el ejemplo, hoy les hablaré de un concepto que nuevo. Tan nuevo que al hacer la búsqueda pertinente en Google he obtenido el esperado resultado: “No se han encontrado resultados que contengan todos tus términos de búsqueda”. Se trata del concepto de hibnovación. Y hasta aquí mi innovación, el resto, copia y casualidad.

El término que hoy les presento viene de la unión de los conceptos HIBridación + inNOVACIÓN. Hablamos mucho últimamente de la segunda, y en las dos últimas semanas la segunda ha hecho un ‘reestreno’ en mi vida. Mi definición preferida cuando me preguntan qué es innovación es, como no, una fórmula: es la multiplicación de creatividad por valor. Y una de las formas de resolver la ecuación es mediante la hibridación. Su significado varía en función del entorno científico en que nos movamos, ya sea la ecología, la biología o la química. En cualquier caso, se refiere a combinar  o mezclar dos cosas diferentes para crear una nueva

El reestreno se produjo la semana pasada en una conferencia de alguien a quien admiro y sigo desde hace muchos años. Se define como inventor y es una de las mentes más brillantes que conozco: Pep Torres (www.peptorres.com). Pep desempolvó para mi este verbo, apuntando que una de las maneras de innovar es hibridar. Innovar no siempre es partir de una hoja en blanco y esperar que nos llegue una idea. Aquí el verbo sería iluminar, proceso cognitivo que a muy pocos nos llega. De hecho hay muchos mitos que deberíamos romper sobre la innovación (¡una buena idea para mi siguiente post!). Pep puso el ejemplo de cruzar una universidad con un crucero. ¿Qué sale? Pues un crucero en el que durante el trayecto los viajeros reciben contenidos educativos. O un curso durante el cual los estudiantes realizan un viaje en barco. El orden no importa.

Las oportunidades de la hibnovación son casi infinitas, y a veces realmente increíbles. De pequeños hacíamos el chiste de cruzar un cien pies con un cerdo, para tener muchos jamones.  En la misma categoría pondríamos el cruce de vaca y impresora para imprimir hamburguesas, ¿verdad? Les animo a visitar www.modermeadow.com para que vean que no estoy de chiste. Puestos a imprimir, por qué no imprimimos órganos como recientemente expuso mi compañero Gian Lluís en un post de este blog (lo siento, idea ya tomada: www.organovo.com).

La pregunta que muchos nos hacemos es: ¿y yo cómo hibrido siendo emprendedor? No hace falta trabajar en una startup de California, ni en una gran corporación internacional. Sólo hace falta pensar. Pensar divergentemente, sin filtros, y aplicar la técnica de hoy: la hibridación. Pensemos en sumas. Al salir, de la conferencia, y con mi mente atenta a las lecciones aprendidas, la paella que les muestro en el post calmó mi apetito y excitó mis neuronas. Ejemplo perfecto de suma: tenedor+cuchara. No es glamuroso, pero les aseguro que jamás había comido una paella de una forma tan eficiente. Velocidad y precisión. Problema solucionado. Valor aportado.

Para mi sorpresa final, el restaurante, un clásico gallego de la ciudad, cuenta entre los ideólogos de su nueva andadura a Ferrán Adrià. Hablando de innovación, nada es casualidad.

Escrito por: Lluís SoldevilaConferenciante en la Webconference que se llevará a cabo hoy, a las 19 horas, sobre el Big Data.

Mentalidad emprendedora universal. Yelospa y Unnado, start ups turcas

exito-fracaso

Me he propuesto no tirar de tópicos en esta sección, y no hablar de lo fantásticas que son las crisis pues son épocas de oportunidades, ni de cómo se escribe ‘crisis’ en japonés (está compuesta por los caracteres 危=”peligro” y 機=”oportunidad”). Pero me encuentro esta semana en Turquía de reuniones, y en el coffee break pasó algo que me gustaría compartir.

 

En mis sesiones suelo comparar los idiomas de diferentes países, pues me demuestran repetidamente que el lenguaje de un país o cultura denota su actitud. Siempre pregunto si hay algún inglés nativo en la sala para que me diga como es ‘éxito’. ‘Success’ responde el nativo o la mayoría de asistentes. Después pregunto cómo es ‘fallo’ y de nuevo el nativo y la mayoría del auditorio responden “failure”. Finalmente pregunto por la traducción de “fracaso” y aquí es cuando la mayoría de la sala, al ver que responderían de nuevo “failure”, esperan la respuesta del nativo, si lo hay. Y el nativo, responde de nuevo “failure”. Y efectivamente es “failure”, puesto que no existe traducción para el “fracaso”. ¿Acaso los anglosajones no fracasan? Quien haya tenido la suerte de vivir en estas culturas, y especialmente si lo ha hecho en EEUU, sabrá que no. Sabrá que no necesitan una palabra específica para definir el fracaso. Sabrá que para ellos, nuestro “fracaso” no existe. Sabrá que si un profesional ha “fracasado” esto le es valorado. Evidentemente, el “fracaso” debe ir acompañado de un aprendizaje. En resumen, ellos no “fracasan”, sólo fallan. Creo que estaremos de acuerdo en que no se trata sólo de un matiz lingüístico, sino de toda una declaración de intenciones implícita.

 

Y fue en este coffee break de ayer, que hablando de la crisis me dijeron que aquí en Turquía no tienen crisis. O no la quieren tener. “Aquí decimos …” y me soltaron una frase en turco. Al traducírmela no pude más que pensar: ya tengo material para mi siguiente post. La frase traducida al castellano decía: “en tiempos de crisis hay quien llora y hay quien vende pañuelos”. ¿Hay algún lector que en su idioma no reconozca esta cita? Se trata de un tópico, lo sé, pero en este contexto resulta relevante.

 

Así pues mi pasión por los idiomas y las palabras o frases  que usan y no usan (¿se han preguntado por qué no existe traducción al castellano del verbo inglés “commute”?) volvía a darme la razón. La mentalidad emprendedora existe. No importa el país, el idioma o la religión. A ver mi reacción de sorpresa, los asistentes empezaron a contarme historias de éxito sobre la emprendeduría turca.

 

¿Nunca han pensado que sería una buena idea un lugar donde ir a echar la siesta? Algo como un spa pero para siestas. La idea ya está tomada, se llama www.yelospa.com y opera en Nueva York. Su fundador es Nicolás Ronco, de origen turco.

 

¿Se pueden facturar 8 millones de euros con una inversión de 7.500 euros? Esto es lo que va a facturar www.unnado.com , una web de ventas rápidas con un enfoque muy claro: las embarazadas compran diferente. Así opinan  Goktug Okan Oguz y Haldun Uraz, y así lo demuestran sus cifras.

 

Vuelvo a casa contento, sabiendo que hablen como hablen, en todas partes existen los vendedores de pañuelos.

 

Escrito por: Lluís Soldevila

SÓLO NOS QUEDA EL CAMBIO

No dejan de preguntarme últimamente sobre si la figura del emprendedor está sobrevalorada. Quizá lo esté la etiqueta, pero sin duda alguna no el concepto. Las etiquetas marcan tendencia pero son efímeras, como casi siempre pasa, es temporal. En informática lo sabemos bien. Al acabar la carrera (año 1995), lo último era el ASP (Application Service Providers). Hoy en día, para estar a la última, tenemos que usar el SaaS (Software As A Service).

¿Diferencias? Mínimas, créanme.

Emprendedores ha habido siempre y ahora la etiqueta está de moda. ¿Acaso no ha habido siempre autónomos? ¿Desde cuándo existen los freelance? ¿Han oído hablar de los profesionales independientes? ¿Hasta qué número de empleados se considera emprendedor, y a partir de cuál empresario? En fin, aclarada su vigencia, me gustaría reflexionar sobre la importancia de los emprendedores en el entorno actual.

Recientemente hablaba con un empresario que iba a cerrar su negocio, y me aseguraba que no entendía por qué este ya no era rentable, cuando llevaba haciendo lo mismo durante los últimos treinta años. Hacía especial énfasis en las palabras “lo mismo”, asegurando que no había cambiado ni un ápice su producto ni la manera de hacerlo llegar a su cliente. Durante esa misma semana, me encontré en el bar donde suelo ir a desayunar a un amigo empresario, del mismo sector. Me sorprendió su mala cara y me dijo textualmente: “Estoy muriendo de éxito”. ¿La diferencia? Su constante cuestionamiento del status quo. Me explicó que ante la previsible bajada de ingresos por la actual coyuntura económica desfavorable (me he propuesto no hablar de crisis en ninguno de mis posts, por razones que iremos desvelando), empezó a pensar modelos alternativos de negocio. Habló con un competidor y le propuso asociarse, usando el local de éste, durante las horas de menor afluencia de clientes, en alguna zona del local parcialmente en desuso. La idea era ofrecer productos que el competidor no tenía y que mi amigo dominaba. Los beneficios irían al 50%. Resumamos: me viene mi competidor y me propone, a coste 0 y beneficio ilimitado, usar un rincón de mi local en horas ‘valle’ para ofrecer un producto de calidad. ¿Algún empresario sensato rechazaría dicha proposición?

Como dice una campaña de publicidad de un conocido banco, sólo las especies que han demostrado capacidad de cambio han sobrevivido. Las otras están ahora en los libros y museos. Y si hay alguna especie con ADN de cambio, si hay alguna especie con capacidad de reinventarse, ese es el emprendedor. “Reinventarse”, otra gran etiqueta de la que hablaré en futuros post.

En los sucesivos post, les daré mi visión de cómo es el ADN de un emprendedor, de qué tienen en común los emprendedores de éxito. Sirva como pista el título de mi sección: mentalidad emprendedora.

Escrito por: Lluís Soldevila

El networking de la nueva generación

OBS_El networking de la nueva generaciónEs posible que hayamos vivido esto con anterioridad: tenemos dos buenos amigos, ambos son inteligentes, con mucho talento y en lo más alto. Son individuos notables, en línea con los que se postulan para ser triunfadores mundiales. Se trata del caso clásico de “uno más uno es igual a tres”.

Sin embargo, no se puede introducir ningún cambio en la situación actual. Puede que estos amigos vivan en diferentes ciudades o países, o hablen diferentes idiomas, o estén demasiado ocupados. O quizá todo lo anterior.

Podíamos tener un Foro, con dos amigos propios que deberían estar conectados, pero que no han logrado hacerlo. La conexión entre ellos tiene consecuencias. Juntos podrían tener el potencial de crear una revolución en el mundo de los negocios y los servicios financieros en todo el mundo, por ejemplo.

Permítanme presentarles, networkers del mundo, un caso de que podríamos ayudar: Conocemos a uno de los dos amigos del Foro: pertenece al sector de servicios financieros (bancos, compañías de seguros, empresas de tarjetas, proveedores de crédito y prestamistas que atienden a empresas de todo el mundo). El otro amigo es probablemente menos conocido, al menos por el apodo que le hemos dado: NGC, o compañía de nueva generación.

Las NGC son empresas de nueva generación, innovadoras y de rápido crecimiento, pioneras en modelos de negocio. A menudo tienen su inicio en una parte del mundo en rápido desarrollo, ofertando productos y servicios que son necesarios en determinados mercados desabastecidos. Pero estas compañías se expanden rápidamente más allá de sus mercados nacionales, ya que no se ven limitadas por las tecnologías existentes, costosas plataformas de servicios y conceptos tradicionales del cliente progresan entre muchos de sus competidores principales.

La visión comercial que impulsan a estas NGC ha creado un elegante servicio al cliente, productos innovadores y modernas ofertas que han impulsado la competencia a nivel mundial. Muchas NGC se están convirtiendo rápidamente en sofisticados actores globales, con necesidades financieras cada vez más sofisticadas.

Y ahí está el problema. Estas empresas necesitan un poco de ayuda de nuestro amigo, las compañías financieras del mundo de servicios. Desafortunadamente, la evidencia muestra que las NGC son unas incomprendidas y, a menudo, mal atendidas por los actores financieros tradicionales, que están perdiendo un mercado potencialmente enorme y con un rápido crecimiento.

Las razones son comprensibles: la juventud, el drástico crecimiento y los modelos de negocio no tradicionales de toda NGC, contrasta con las estructuras tradicionales, la estabilidad y el ritmo mesurado de crecimiento que los proveedores de servicios financieros conocen y valoran. Las NGC, por ser jóvenes, carecen de relaciones establecidas. Sus características de riesgo, flujo de caja y el balance general no coinciden con los puntos de referencia tradicionales de crédito, ya que a menudo tienen pocos activos físicos.

El problema y sus posibles soluciones deben ser discutidos. Hay roles para los proveedores financieros, reguladores, gobiernos y, por supuesto, para las NGC. Si nos unimos a la conversación, ayudaremos a hacer de este mundo un poco más interconectado en una red muy grande.

A %d blogueros les gusta esto: