SAMSUNG GALAXY NOTE II. ¿EL TAMAÑO IMPORTA?

Cada vez que se hace la prueba un nuevo dispositivo, deberíamos probarlo con nuestras madres, para ver lo que piensan.Eso es lo que hizo un amigo la noche que le dejaron el Galaxy Note II de Samsung, un híbrido entre tableta y teléfono.

El Galaxy Note II es muy grande si lo comparamos con un teléfono convencional. Su pantalla es de 5,5 pulgadas es lo suficientemente grande como para caber un iPhone 5. Luego está el lápiz, que Samsung llama S Pen, que puede detectar la fuerza con que se presiona en la pantalla y actuar como un cursor de ratón para los menús desplegables en los sitios web. Pero no sólo el tamaño importa.

En cuanto a su funcionamiento, el Galaxy Note II ejecuta la última versión de Android, llamado Jelly Bean. Con ello se logra disponer de las nuevas características de Google que no han llegado a la Galaxy S III todavía, como por ejemplo el Google Now. Mi favorito es Google Ahora, el asistente por voz equivalente al Siri de Apple.

Al igual que el Galaxy S III, Samsung ha modificado en gran medida el software del Note II con un montón de características. Automáticamente se pueden compartir fotos con otros dispositivos de Samsung a través de un tipo especial de conexión Wi-Fi, solo poniendo el teléfono junto a otro para intercambiar contenidos como fotos o páginas web, y reproducir vídeo en un aparte ventana emergente mientras se envían mensajes de texto o se navega por la web.

La activación de todas estas aplicaciones es un tanto complicada, y al final son tantas que quizá valdría la pena eliminar algunas de ellas. Aparte de eso, el software es casi un clon de lo que tiene el Galaxy S III, excepto que la pantalla mucho más grande.

Por lo que respecta al hardware, el Note II dispone de un procesador quad-core y 2 GB de RAM, siendo uno de los teléfonos más potentes que están disponibles en la actualidad. Y eso se nota. Es muy rápido en rebotar entre aplicaciones, juegos o ver vídeos. Además, la batería también dura más.

Sin embargo, el S Pen no es útil, pues la escritura no parece natural, al producirse un retraso molesto desde el momento en que la punta del lápiz toca la pantalla y aparece el mensaje. Es casi tan malo como la firma de una de esas máquinas de tarjetas de crédito que hay en el supermercado.

En líneas generales, el teléfono es grueso y pesado, y un poco molesto para llevar en el bolsillo. Y ese es el problema del Galaxy Note II. Es un teléfono genial en muchos aspectos, pero, irónicamente, su característica más distintiva, el tamaño, es lo que más daño le hace.

Por qué me gusta Surface, la nueva tableta de Microsoft

En una conferencia de prensa de alto secreto en Los Ángeles, el lunes se permitió a unos pocos pasar sólo unos 90 segundos con la nueva tableta de Microsoft. Mirar, pero no tocar.

Lo que es más, Surface sigue siendo un misterio. Microsoft no habla de su precio, sino sólo que es “comparable” con el de otras tabletas. Tampoco sabemos cuándo saldrá a la venta (la empresa sugiere que en algún momento a finales de este año), así como tampoco las aplicaciones que se van a crear e incorporar, ni su calidad.

Y, sin embargo, a pesar de todas estas incógnitas, Surface parece increíble (aunque esto se podía prever) ya que representa una fuerza nueva y potencialmente poderosa en la industria de la tecnología. Por primera vez en su historia, Microsoft está tomando el hardware de PC tan en serio como lo hace con el software. El gigante del software está llegando a su punto más álgido desde el momento en que tuvo que competir con Steve Jobs.

No está claro, sin embargo, si la nueva tableta de Microsoft va a suponer una amenaza para los iPad. Lo más probable es que no, al menos no en su primera encarnación, sobre todo teniendo enorme ventaja Apple en el mercado. Pero sean cuales fueren sus perspectivas, cualquier persona que anhela una vibrante industria del PC debe aplaudir la decisión de Microsoft.

Durante los últimos dos años, la compañía de software ha estado trabajando para introducir en su próxima versión de Windows la pantalla táctil. Pero con eso corrían el riesgo de perder la batalla del hardware.

Pero esta historia parece que se repite. Ya pasó con Zune, el reproductor de música nacido en 2006 para competir con el iPod, que fracasó. Ahora bien, parece que con Surface la idea ha sido más cuidadosamente considerada.

Surface no es llamativo, ni tan elegante como el nuevo iPad, pero es extremadamente funcional, desarrollando una especie de botón derecho sensible a la presión que va a revolucionar el mundo de las tabletas.

 

Y la verdad es que muchos usuarios del iPad se sienten frustrados al querer sustituir con él al ordenador de sobremesa en toda regla, pero están bloqueados por el método de entrada. Hay un montón de buenos teclados para el iPad, pero ninguno tan delgado y resbaladizo como el de Microsoft.

Quizá lo más importante de Surface no es la tableta en sí, sino lo que dice acerca de Microsoft. Los ejecutivos trataron de explicar la complejidad de los procesos que intervienen en la fabricación del dispositivo. Dijeron que debían hacer toneladas de prototipos con el fin de perfeccionar cada ángulo de la tableta. Hablaron sobre el uso de una “infusión de metal líquido” para crear la estructura interna del dispositivo. En un momento, la empresa utilizó una prueba de sonido “cámara anecoica” para analizar el sonido de la tableta al cerrarla, pues querían que sonara como el portazo de un coche de lujo europeo, o el sonido del cierre de la joyería fina.

Y es precisamente este tipo de detalles los que les hacen comparables a su rival Apple. Parece que Surface sí puede ser una competencia real del iPad.

A %d blogueros les gusta esto: