UNILEVER O CÓMO CAMBIAR LOS HÁBITOS DEL CONSUMIDOR

Cualquier empresa de bienes de consumo que trata de reducir su impacto ambiental se enfrenta a este reto: su huella está determinada en gran medida por lo que los clientes hacen con sus productos, no lo que hacemos directamente. En Unilever, casi el 70% del impacto gases de efecto invernadero de nuestros productos se produce cuando los consumidores los utilizan para lavarse el pelo o lavar la ropa.

El éxito del Plan de Vida Sostenible de Unilever depende de factores. Mientras que se puede reducir el consumo de energía y agua de las fábricas directamente, se necesita un enfoque totalmente diferente para reducir el impacto de gases de efecto invernadero en el ciclo de vida de los productos.

Afortunadamente, las empresas como Unilever se involucran directamente con los consumidores a través de sus marcas, y son estas marcas las que tienen un gran potencial para ser agentes de cambio. Tal y como afirma el reconocido ambientalista Jonathon Porritt, las marcas están en mejores condiciones que los políticos para reducir esa alarmante brecha medioambiental, al ser más dignas de confianza, precisamente porque su negocio, hacer dinero, es conocido por todos.

Este punto se ilustra con la marca de jabón Lifebuoy de Unilever, que encabeza sus esfuerzos para reducir la mortalidad infantil a través del simple acto de lavarse las manos en momentos clave de higiene durante todo el día. La promoción del lavado de manos es una intervención sumamente rentable: una inversión de 3,35USD en el lavado de manos trae los mismos beneficios que una inversión de 11USD en la construcción de letrinas, de 200USD en el suministro de agua en los hogares y de miles de dólares en inmunización.

Pero el hecho es que esta marca, fundamental para el futuro crecimiento del negocio, ofrece a las ONG y a los gobiernos la confianza que sus programas no son sólo filantropía barata. En cuanto a los consumidores, las acciones que toman las marcas locales hacen que la gente confíe más en ellas y puede ser usado como una forma de educación en un tema tan importante como la higiene.

Las marcas pueden ser agentes muy poderosos de cambio cuando la empresa comprende cómo la gente usa los productos, y qué valores, hábitos y motivaciones influyen en este uso. Se ha sintetizado el conocimiento y la experiencia con conocimientos aportados por psicólogos y académicos, y con ello se ha conseguido descifrar cinco palancas de cambio, un conjunto de principios reunidos en un nuevo enfoque que puede aumentar la probabilidad de lograr el cambio en el comportamiento sostenible. Las cinco palancas son:

Dar a entender.  Se trata de crear conciencia y fomentar la aceptación. El jabón Lifebuoy utiliza la luz ultravioleta para ayudar a los niños a entender que el lavado de manos con agua sola no es suficiente para eliminar los gérmenes invisibles.

Que sea fácil.  Se trata de proporcionar comodidad y crear confianza. En muchas partes del mundo, la ropa es lavada a mano, pero normalmente es en estos países donde el agua es escasa. El producto Comfort de Unilever es un aclarado suavizante que sólo requiere un balde para enjuagar, no tres. Pero se tuvieron que hacer muchas demostraciones en vivo, y no sólo los anuncios de televisión, para ganarse la confianza del consumidor y convencerle de que un balde de agua era realmente todo lo que se necesitaba para un enjuague eficaz.

Que sea deseable.  Somos animales sociales, y tendemos a imitar los estilos de vida y hábitos de la gente que respetamos, y seguir las normas sociales. Para hacer frente a la mortalidad infantil, el jabón Lifebuoy genera el deseo de las mujeres de ser una buena madre, y que los demás las vean así.

Que sea gratificante.  La marca de champú Suave anima a la gente a cerrar el grifo de la ducha mientras se espuma el pelo y mostró cómo las familias pueden ahorrar hasta 150USD al año a través de la reducción de sus facturas de energía.

Que sea un hábito.  Una vez que la gente ha hecho un cambio, ¿qué puede hacer reforzar este cambio? Las campañas tienen que durar un mínimo de tiempo, y ser repetitivas.

Con el uso de estas cinco palancas, Unilever ha tenido una oportunidad increíble para influir positivamente en la vida de los consumidores y su impacto en el resto del mundo. Pero las marcas no pueden hacerlo todo. Las marcas tendrán una influencia más positiva cuando trabajen con estos factores estructurales. Por ello, deben influir en los factores más generales que rigen nuestro comportamiento: la presencia de la educación sobre buena higiene en el currículo escolar, la disponibilidad de infraestructuras de reciclado, y la política de energía y agua que incentive el uso eficiente. Estas son sólo algunas de las cosas que permitirán que las marcas actúen como multiplicadores para lograr los cambios transformadores necesarios para un mundo sostenible.

IDEAS PARA HACER EL TRANSPORTE MÁS “VERDE”

Independientemente de que sean enviados por vía terrestre, marítima o aérea, los paquetes pueden producir cantidades inconmensurables de la contaminación en todo el mundo. Pero hay muchas maneras de reducir el impacto medioambiental del transporte de mercancías.

A continuación expondremos siete ideas relativamente simples que los expertos recomiendan para ayudar a mantener más verde el planeta Tierra – y en algunos casos llevar un poco más verde en su presupuesto de gastos de envío.

Optar por contenedores reciclados

Hay una variedad de certificaciones diseñadas para asegurar que la caja que se utiliza es respetuosa con el medio ambiente. Además, es recomendable que las cajas sean certificadas del tipo C2C. Son envases con adhesivos y tintas que no son perjudiciales para el medio ambiente.

El uso respetuoso del medio ambiente material de relleno

La espuma de poliestireno, el viejo recurso utilizado para aislar los productos contra golpes, caídas, calor y frío, puede ser peligroso para el medio ambiente por diferentes motivos. No sólo se trata de un producto elaborado a base de petróleo, sino que su proceso de fabricación también genera una enorme cantidad de residuos.

Para evitar este producto, se pueden utilizar materiales fibrosos tales como insertos de bloqueo corrugado o biomateriales que funciona como una alternativa a la espuma.

Aunque los precios varían dependiendo de la caja, el relleno biodegradable puede ser competitivo en precio con los tradicionales cacahuetes de envasado

Mantener el tamaño en mente

Mediante la reducción del tamaño y volumen de los envases no sólo se utiliza menos materiales, sino que también se ocupa menos espacio en un avión, barco o camión, mejorando así la huella de carbono.

Apple, por ejemplo, ha sido elogiada por su embalaje simplista, pero la compañía está haciendo algo más, y es elevar el número de unidades por metro cúbico de espacio de avión.

Encontrar un transportista “verde”

En este punto hay que buscar aquellas empresas con bajas emisiones o un adecuado inflado de neumáticos.

Programar una recogida

Es necesario programar las recogidas con los camiones de reparto que ya están en la calle haciendo su ruta, que no buscar o entregar expresamente. Las principales rutas de prestación de servicios ya están optimizadas para ser eficientes en combustible.

Compensar su huella de carbono

Incluso los más verdes de los cargadores siguen dejando una huella ambiental. Hay empresas que, para compensar el impacto medioambiental, añaden unos céntimos a cada paquete, dinero que se envía a las fuentes de energía renovables. Además, los paquetes pueden ser rastreados, mostrando los detalles de transporte, tales como el tipo de vehículo y transferencias, así como los gramso de CO2 generado por el envío.

Desarrollar un plan de devoluciones

Las empresas envían cada vez más productos debido a las ventas online, por lo que también es probable que reciba un mayor número de devoluciones. Es vital, por lo tanto, desarrollar un plan de devoluciones que tenga en cuenta el medio ambiente y no únicamente los costes.

Para los artículos de escaso valor, es más ecológico hacer un nuevo producto sin solicitar la devolución del anterior.

Pensar en verde no cuesta tanto. Sólo es cuestión de conciencia.

A %d blogueros les gusta esto: