¿Sabes qué es la Nomofobia?

monofobia

Antes de explicar esta nueva y curiosa enfermedad, responde las siguientes preguntas que te ayudarán no sólo a entender en qué consiste sino también a tener una idea si puedes o no estar padeciéndola, entonces, responde a ti mismo con sinceridad si:

  • ¿Te sientes desprotegido o angustiado cuando sales y dejas el móvil en tu casa?, en caso de dejarlo, ¿te has regresado o te regresarías a buscarlo?
  • ¿Sientes que pierdes contacto con tus amigos y familiares cuando no tienes el móvil?
  • Te quedas sin batería en el móvil a las 10:00 de la mañana, ¿buscarías inmediatamente cargarlo o serías capaz de pasar el resto del día sin el móvil?
  • Estás de compras y te das cuenta que has dejado el móvil en el coche, ¿vas a buscarlo inmediatamente o terminas de pasar tus próximas horas en compra sin el equipo?

Si tus respuestas están enfocadas o dirigidas a que en cada situación necesitas tener tu dispositivo móvil, entonces mejor que investigues en detalle los conceptos de esta nueva enfermedad, podrías eventualmente estar padeciéndola.

La Nomofobia, No-Mobile-phone Phobia o Fobia a No tener el Móvil, se ha conceptualizado como una enfermedad, como su nombre lo sugiere, que sufren aquellas personas que no pueden estar sin su teléfono móvil ni un minuto, individuos que generan una cierta ansiedad o angustia cuando caen en cuenta que no tienen este dispositivo a la mano. Diferentes fuentes ya señalan la Nomofobia como un trastorno de ansiedad. De acuerdo a un informe especial emitido por el CEETA (Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad), existen personas que ante la falta de su teléfono móvil presentan síntomas de sudoración, nerviosismo, irritabilidad e incluso pueden llegar a sufrir ataques de pánico.

Es cierto que vivimos en una sociedad que se mueve a una impresionante velocidad en término de comunicaciones, y aunque nos guste mucho todo este mundo tecnológico debemos tener cuidado con los excesos en su uso, a veces le enviamos un mensaje por el teléfono a la persona que tenemos en la habitación u oficina que está al lado de la nuestra. Si reflexionamos un poco, nos podemos sorprender acerca de las diferentes formas en las cuales podemos comunicarnos a través de nuestro móvil, es una información que sabemos, pero que cuando nos detenemos y pensamos, nos damos cuenta que además de una llamada a través de la red de telefonía móvil, también la podemos hacer a través de Internet (VoIP, voz sobre IP), podemos también enviar un mensaje de texto (SMS), utilizar una aplicación de chat, enviar un mensaje a través de las redes sociales, comunicar una información a través de Blogs, enviar y recibir correos electrónicos, etc., etc.

Usemos la tecnología y saquémosle el mejor beneficio para nuestra vida y negocio, pero al mismo tiempo cuidemos nuestra salud y no olvidemos la comunicación directa con quienes nos rodean.

Mil gracias y hasta una próxima.

Escrito por: Sajid Abad

LLEGA LA ASISTENCIA SANITARIA AL MÓVIL

443100salud_digital_sanidad

La asistencia sanitaria en el siglo XXI será transformada por el Internet móvil. En el siglo XX, todos estábamos conectados a la electricidad y eso transformó nuestros hogares, fábricas y hospitales. En este siglo, todos vamos a estar conectados a Internet, y con ello, emergen los beneficios de la nueva era.

El potencial para crear nuevos modelos de acceso a la asistencia sanitaria, la forma de pago y la innovación que trae consigo es algo que los grandes jugadores de este mercado pueden ser reacios a abrazar, ya que se manifiesta como una amenaza para las estructuras de poder establecidas en los gobiernos, las grandes empresas farmacéuticas, así como las prácticas médicas y sanitarias habituales. Por tanto, hasta que los problemas que estamos enfrentando en nuestro sistema de salud actual se traduzcan en una crisis en toda regla, el ritmo del cambio puede parecer bastante lento. Pero la crisis está llegando, la sanidad pública recorta prestaciones y destina menos recursos, se alargan las listas de espera, y muchas personas optan por contratar asistencia sanitaria privada.

Actualmente, los teléfonos móviles se están propagando con mayor rapidez que muchas de las enfermedades crónicas, como la demencia, la depresión y la diabetes. Muchos propietarios de estos dispositivos son las personas (generalmente mujeres que son madres y las hijas adultas) que están diariamente en contacto con estas enfermedades crónicas. Hoy en día, esto ya es, con mucho, el mayor grupo de trabajadores de la salud en el mundo. Las herramientas más importantes que tenemos son medicamentos. En el futuro, también van a recibir ayuda de sus teléfonos móviles.

Sabemos que los medicamentos tienen un enorme potencial terapéutico. También sabemos que, en gran parte del mundo, el suministro de medicamentos es corrompido por falsificaciones. Incluso cuando los medicamentos reales están disponibles, hay una buena probabilidad de utilizarlos correctamente. Y eso no es porque las madres e hijas adultas no sean capaces de hacerlo, sino que a menudo se necesita la información, la educación y la motivación para usar los medicamentos correctamente.

La tecnología digital puede ser usada para resolver estos problemas. Los medicamentos pueden ser rápidamente autentificados por un teléfono móvil en el punto de venta, su uso seguido por la respuesta de los consumidores y de medición individual – de forma automática. Este tipo de información puede ayudar a que los pacientes aprendan a tomar medicamentos a la hora correcta, ayudará a valorar las dosis hasta obtener la cantidad correcta de medicamento, cambiar a un medicamento diferente si éste no está teniendo el efecto esperado y tal vez eliminar los que ya no son útiles. Estos pasos simples, combinados con pequeños cambios en el comportamiento, a menudo puede ser la clave para permanecer en casa y evitar una visita al hospital.

Esta receta para la salud digital no es algo descabellado. Si somos capaces de comprar por Internet cualquier cosa, incluso los productos financieros, ¿por qué no la salud?

Podemos pensar que va a ser muy difícil convencer a los gobiernos y a las entidades aseguradoras para adoptar este servicio que, a priori, pueda parecer caro, o que los usuarios de la sanidad lo “compren”.

Los gobiernos y las empresas privadas de seguros deberían estar dispuestas a pagar por productos y servicios si éstos dar beneficios sanitarios reales. Y esos beneficios llegar por la inmediatez. Y la tranquilidad que da esta inmediatez.

Hoy en día hay cinco millones y medio de personas con un teléfono móvil en todo el mundo. Las madres están en todas partes también. Y simplemente nuestro sistema de salud actual va cada vez más a la deriva. La salud digital nos está esperando.

A %d blogueros les gusta esto: