TastemakerX y la nueva Lady Gaga de Wall Street

¿Tienen los agentes de bolsa una ventaja en el descubrimiento de la próxima Lady Gaga? Probablemente no. Pero Marc Ruxin y Pugliese Sandro, los co-fundadores del juego social TastemakerX quieren buscar al artista de éxito que más se parezca a la Bolsa de Nueva York. El juego, que permite a los jugadores descubrir y apoyar nuevas bandas, se lanzó oficialmente el jueves, después de varios meses en modo beta.

Fundada en 2011, la idea es que los usuarios puedan descubrir nuevas bandas, comprando y vendiendo las “acciones” de un cantante, que sube y baja dependiendo de varios factores que incluyen quien la ha comprado anteriormente o la cantidad de rumores que corren sobre el artista. Los jugadores se enriquecen mediante la obtención de “billetes “, la moneda del juego. En el mundo real, esto se traduce en el derecho a ser el primero en detectar un grupo desconocido antes de que suene en las ondas. El juego dispone de más de 95.000 artistas de la música que han pasado a través del software “IPO”, que es un algoritmo que determina el precio inicial en base a cifras tales como el número de reproducciones en Last.fm – otro servicio de descubrimiento musical – y del número de “me gusta” en Facebook.

Teniendo en cuenta el espíritu del juego, es lógico que New York sea la base de la empresa. “Hay un renacimiento musical en Brooklyn en estos momentos. Por ello, no puede haber mejor lugar para estar”, dice Paul Resnikoff, que dirige una publicación digital especializada. El juego pretende que se puedan descubrir los grandes talentos antes que nadie.

TasteMakerx, un juego de bolsa dónde descubrir artistas musicales

Ruxin espera también obtener beneficios económicos mediante la recopilación de datos sobre cómo los usuarios están comprometidos con la música y hacer que la información esté a disposición de artistas y discográficas. Otra fuente de ingresos es la venta de más “billetes”, en caso de que a los jugadores se les agoten. Por último, también buscan hacer un tipo de publicidad más orgánica, como es el caso de comprar acciones de determinados tipos de artistas.

Las consecuencias de la salida a bolsa de Facebook han demostrado que hacer publicidad en las redes sociales es un reto. La empresa Pandora, que se conoce como portal de reproducción de música, una empresa de las más maduras dentro del grupo de empresas similares, tuvo ingresos de 274 millones de dólares el pasado año. Por su parte, TastemakerX quiere centrarse principalmente en el descubrimiento de talentos, pero eso no significa que no pueda ser negocio. Y eso es lo que, precisamente, intentan conseguir sus fundadores.

Semana del 18 al 24 de mayo de 2012

Estas son las LECTURAS RECOMENDADAS para esta semana:

Food Printing: Imprime comida a tu gusto

El País Cultura, 17 de mayo de 2012. Imprímase su propia comida con Food Printing

USA Today, 10 de mayo de 2012. El medicamento que bloquea el virus del SIDA

CNN Money, 8 de mayo de 2012. El video online ha salvado la estrella de la radio

The Atlantic Mobile, 8 de mayo de 2012. Las 10 ciudades más económicamente poderosas del mundo

El lado oscuro de Steve Jobs

El mayor miedo ante la pérdida de un icono es la aparición de un mártir. Eso, en cierto modo, es lo que sucedió con la muerte de Steve Jobs. Aparecieron libros, biografías, y otras tantas referencias alabando sus logros. Pero, como todo ser humano, Steve Jobs también tenía su lado oscuro.

Obra de Daniel Muriel sobre el lado oscuro de Steve JobsEsto es lo que describe y narra la obra dirigida por David Serrano, Agonía y éxtasis de Steve Jobs, recientemente estrenada en el Teatro Quintero de Sevilla. En opinión del director, Steve Jobs fue un hombre fascinante, muy brillante y que logró revolucionar cinco industrias al mismo tiempo, ordenadores personales (Mac), películas de animación (Pixar), telefonía móvil (iPhone), música (iPod) y tabletas (iPad). Todos los días nos cruzamos con cientos de personas que son usuarios de los productos salidos de la imaginación del gran Jobs.

Ahora bien, no todo es de color de rosa. Todos estos productos se están fabricando en China, con lo que esto implica en términos de las condiciones laborales, muy próximas a lo que nosotros entenderíamos por esclavitud y que, sin embargo, no están disponibles para su consumo en ese país.

El actor protagonista de la obra, Daniel Muriel, comenta que “aquí se habla de Apple y de tecnología, pero para reflexionar sobre nuestra sociedad y el consumo desmedido”, así como para “hablar de lo equivocados que estamos al pensar que esos aparatos pueden cambiar nuestras vidas o hacerlas más felices”.

El lado oscuro de Steve Jobs

Y eso no es otra cosa que los contrastes a los que nos lleva la sociedad actual y nuestra forma de pensar y ver el mundo, una forma particular de hipocresía reflejado en una parte de la obra en donde se cuenta que, para una de las presentaciones de los productos en una de las tiendas de Apple en New York, Steve Jobs hizo traer una piedra de Florencia cuando, al mismo tiempo, su empresa usaba mano de obra infantil para la producción de esos productos tan admirados por los consumidores y los fieles a la marca, de entre los que una gran mayoría se declaran contrarios a este tipo de prácticas abusivas.

¿Seremos algún día capaces de comprar con la razón y no dejarnos llevar por las modas, las marcas o el status que nos dan ciertos productos?

La nueva ZARA

La nueva tienda de la cadena en la Quinta Avenida de Nueva York ha cambiado de estilo. La concepción del establecimiento es la de poder ser innovador en el formato, darle un carácter emblemático, atraer a los clientes neoyorquinos y reforzar la imagen de marca.

La idea es darle un aire minimalista y tecnológico al ambiente, mediante el predominio del color blanco, con unos ligeros toques de gris, biombos translúcidos que separen los distintos espacios, con toda la ropa colgada en muebles, mesas o paredes.

No sólo es innovador su aspecto, sino que se define como una tienda ecoeficiente mediante la introducción de medidas medioambientales tales como una reducción del 30% en el consumo energético y de un 70% en el consumo de agua. Para ello, se ha procedido a la instalación de detectores lumínicos mediante los cuales se reduce hasta un 80% del consumo eléctrico cuando hay menos clientes en la tienda, y también la disminución de un 66% en el período en que se llevan a cabo las tareas de limpieza o de carga y descarga. Las escaleras mecánicas también detectan el menor número de usuarios, gastando menos energía cuando no se utilizan. La climatización también es más eficiente, autoregulándose en función del aire que entra del exterior. Por último, las bolsas de papel también están certificadas mediambientalmente.

La idea de este nuevo estilo es dar una mayor visibilidad a las colecciones, con un espacio abierto y visual, en donde la ropa cobre vida, y apetezca hacer un recorrido sobre ella. El efecto de los biombos hace que los espacios se conviertan en mini-tiendas con un estilo propio.

Otra innovación es que, por primera vez en una tienda Zara, se permite el pago a través del teléfono móvil, así como el pago mediante tarjeta, pero sin pasar por el lector de la banda magnética, sino por radiofrecuencia.

La tienda neoyorquina es un modelo piloto para las próximas tiendas a inaugurar, aunque para llegar hasta aquí se ha ido produciendo una evolución en el concepto de tienda, desde las de Sydney y Melbourne, hasta las de China y Taiwán.

Todas estas innovaciones deben llevar a dos objetivos, maximizar las ventas y minimizar los costes. Después de la inversión inicial en tecnología, está claro que la reducción de costes es posible (el ahorro energético e hidráulico). Sólo falta creer que la nueva disposición visual aumente el consumo por parte de los clientes. Lo que está claro es que estas medidas de responsabilidad ambiental favorecen la simpatía de la clientela, que acude a la tienda con un espíritu diferente y, por qué no, con una mayor disposición de compra.

¿Compensará el volumen de ventas la inversión inicial?

A %d blogueros les gusta esto: