Hoy nace la innovación que cerrará la empresa en la que estás trabajando

seguridad-informatica-antivirus

Esta contundente frase, que encabeza este post, se me ocurrió a raíz de la noticia del cierre de la revista PCActual, considerada un referente en temas de informática y tecnología, que llegó a ser la segunda revista de informática de mayor difusión en Latinoamérica y que precisamente este año celebraba sus 25 años de existencia. Es otra víctima más de la extinción de las revistas informáticas en papel provocada por las mismas tecnologías que ellas vieron nacer y de las que fueron publicando artículos desde su bautizo hasta su mayoría de edad, sin ser conscientes que eran los enterradores que incluso serian el medio en el que publicarían su esquela (la noticia del cierre los mismos empleados la colgaron en twitter).

Este es un caso más en la historia de la innovación. Una historia en la que empresas que llegan a ser líderes de su sector, al cabo de unos años desaparecen por no haber sido capaces de detectar a su potencial destructor, hacerle un seguimiento a distancia y cuando viesen que no podían ganar la batalla entonces empezar los preparativos para cambiar de sector. Es la aparición de innovaciones disruptivas lo que sistemáticamente ha provocado el cierre de empresas “de toda la vida” y de todo tipo de tamaño, o el cierre de aquellos centros productivos y líneas de negocio que habían quedado obsoletos.

Todos ellos han sucumbido frente a la aparición de “nuevas tecnologías” que no existían en su época de esplendor. Los ejemplos son innumerables, y por citar algunos:

 

Estos ejemplos me permiten recomendar que las empresas deberían tener un sistema de vigilancia tecnológica que las mantenga informadas de aquellas tecnologías que podrían ser potencialmente peligrosas para su continuidad o de las que ya son un peligro (y no las hemos detectado antes).

Veamos algunos ejemplos de “peligros potenciales” que algunas empresas deberían considerar:

1)     La tecnología de las impresoras3D y los recambios. Es posible que en un futuro no muy lejano, cuando se estropee una pieza de un electrodoméstico, en vez de ir a comprar el recambio vayamos a “imprimir el recambio”. Ello podría suponer que las tiendas de recambios sufriesen una importante reconversión.

2)     Las tecnologías de reconocimiento de voz (como Siri o en Google Chrome) y los teclados. Es probable que dentro de algunos años el teclado pase a ser pieza de museo como los discos flexibles o las impresoras matriciales de impacto.

3)     Los juegos en la nube y las consolas. Ya se está hablando sobre la desaparición de las consolas como la PSX, la Wii o la Xbox, que podrían pasar a ser sustituidas por servidores en la red, que actuarían como mega-consolas y a las que se accedería desde cualquier dispositivo.

Todos estos ejemplos son hipótesis que podrían ser una realidad (o no), pero dado que el impacto sobre las empresas que podrían verse afectadas no es desdeñable, sí que sería oportuno mantenerlas bajo vigilancia.

Una vez la empresa es consciente del peligro puede actuar de dos formas: o bien como el capitán Edward John Smith y no hacer caso de las advertencias, o bien cambiar de rumbo y salvar la nave. Sin embargo, nosotros también debemos tener nuestro sistema de vigilancia, porque hemos de ser conscientes de que lo que le puede ocurrir a nuestra empresa, también nos puede ocurrir a nosotros y en ese caso deberíamos tener presente esta frase:

Hoy nace la innovación que te dejará en el paro… si no haces nada para remediarlo.

Escrito por: Gian-Lluís Ribechini 

SÓLO NOS QUEDA EL CAMBIO

No dejan de preguntarme últimamente sobre si la figura del emprendedor está sobrevalorada. Quizá lo esté la etiqueta, pero sin duda alguna no el concepto. Las etiquetas marcan tendencia pero son efímeras, como casi siempre pasa, es temporal. En informática lo sabemos bien. Al acabar la carrera (año 1995), lo último era el ASP (Application Service Providers). Hoy en día, para estar a la última, tenemos que usar el SaaS (Software As A Service).

¿Diferencias? Mínimas, créanme.

Emprendedores ha habido siempre y ahora la etiqueta está de moda. ¿Acaso no ha habido siempre autónomos? ¿Desde cuándo existen los freelance? ¿Han oído hablar de los profesionales independientes? ¿Hasta qué número de empleados se considera emprendedor, y a partir de cuál empresario? En fin, aclarada su vigencia, me gustaría reflexionar sobre la importancia de los emprendedores en el entorno actual.

Recientemente hablaba con un empresario que iba a cerrar su negocio, y me aseguraba que no entendía por qué este ya no era rentable, cuando llevaba haciendo lo mismo durante los últimos treinta años. Hacía especial énfasis en las palabras “lo mismo”, asegurando que no había cambiado ni un ápice su producto ni la manera de hacerlo llegar a su cliente. Durante esa misma semana, me encontré en el bar donde suelo ir a desayunar a un amigo empresario, del mismo sector. Me sorprendió su mala cara y me dijo textualmente: “Estoy muriendo de éxito”. ¿La diferencia? Su constante cuestionamiento del status quo. Me explicó que ante la previsible bajada de ingresos por la actual coyuntura económica desfavorable (me he propuesto no hablar de crisis en ninguno de mis posts, por razones que iremos desvelando), empezó a pensar modelos alternativos de negocio. Habló con un competidor y le propuso asociarse, usando el local de éste, durante las horas de menor afluencia de clientes, en alguna zona del local parcialmente en desuso. La idea era ofrecer productos que el competidor no tenía y que mi amigo dominaba. Los beneficios irían al 50%. Resumamos: me viene mi competidor y me propone, a coste 0 y beneficio ilimitado, usar un rincón de mi local en horas ‘valle’ para ofrecer un producto de calidad. ¿Algún empresario sensato rechazaría dicha proposición?

Como dice una campaña de publicidad de un conocido banco, sólo las especies que han demostrado capacidad de cambio han sobrevivido. Las otras están ahora en los libros y museos. Y si hay alguna especie con ADN de cambio, si hay alguna especie con capacidad de reinventarse, ese es el emprendedor. “Reinventarse”, otra gran etiqueta de la que hablaré en futuros post.

En los sucesivos post, les daré mi visión de cómo es el ADN de un emprendedor, de qué tienen en común los emprendedores de éxito. Sirva como pista el título de mi sección: mentalidad emprendedora.

Escrito por: Lluís Soldevila

SEMANA DEL 7 AL 11 DE ENERO

Éstas son las LECTURAS RECOMENDADAS para esta semana:

Mashable, 13 de Diciembre de 2012. Lo que los padres necesitan saber sobre los nuevos controles de seguridad de Facebook

Inc, 9 de Diciembre de 2012. Nunca te apresures en una decisión de inversión

Knowledge Wharthon Today, 6 de Diciembre de 2012. El lujo se ajusta a las ventas al por menor

Harvard Business Review, 12 de Diciembre de 2012. Encontrar el trabajo de tu vida

20 Minutos, 14 de Diciembre de 2012. Sin acuerdo en las negociaciones sobre el tratado internacional de vigilancia en Internet

El compromiso del trabajador remoto

Ante la disyuntiva de quién está más comprometido con su trabajo, si las personas que trabajan en la oficina o las que trabajan de forma remota, nos podemos llevar una sorpresa.

Lo lógico sería pensar que son los primeros, los trabajadores que desempeñan sus tareas en el recinto de la empresa. Pero nos podemos sorprender al conoce que los miembros de la empresa que no trabajan físicamente en la misma estaban más involucrados y comprometidos, y con una mejor valoración de sus líderes. Si bien las diferencias no son enormes, son suficientes para provocar algunas especulaciones interesantes en cuanto a por qué esto podría estar sucediendo.

La proximidad lleva a la complacencia. Los líderes que se sientan en la misma oficina que sus colaboradores pueden pasar varias semanas sin tener una conversación con ellos. De hecho, pueden utilizar el correo electrónico como su principal fuente de comunicación cuando se sientan a menos de cincuenta metros de distancia. Es incluso peor si se ubican físicamente en diferentes partes de un edificio, o en distintas plantas. Esto no quiere decir que estos líderes sean perezosos, sino que debido a que la posibilidad de comunicarse es tan fácil, a menudo se da por sentado que la comunicación se lleva a cabo.

La ausencia hace que la gente se esfuerce por comunicarse. La mayoría de los líderes que trabajan a distancia hacen un esfuerzo extra para mantenerse en contacto con aquellos a los que no suelen encontrarse. Se observa que si te toman aunque sea unos minutos para hablar de lo que está sucediendo en sus respectivos mundos antes de abordar las tareas, se hace evidente la diferencia a la hora de mantener la relación con los compañeros de trabajo. Es más, debido a que tienen que hacer un esfuerzo para hacer contacto, estos líderes pueden se muestran más concentrado en cada persona y tienden a ser más conscientes de la forma en que expresan su autoridad.

Los líderes de los equipos virtuales hacer un mejor uso de las herramientas. Debido a que los líderes de los equipos remotos usan videoconferencias, mensajería instantánea, correo electrónico, correo de voz, y sí, el teléfono, para contactar con el resto del equipo, se vuelven competentes en las múltiples formas de comunicación, una ventaja en el liderazgo que sus contrapartes tradicionales bien podrían desarrollar, pero no de forma automática.

Los líderes de los equipos remotos maximizan el tiempo que sus equipos pasan juntos. Después de tener que hacer tanto esfuerzo para conseguir que el equipo se reuna, estos líderes, naturalmente, quieren hacer el mejor uso de su precioso tiempo. Ellos se encargan de filtrar las distracciones para que puedan concentrarse en el trabajo a realizar juntos. También suelen ir más allá que pasar un día de trabajo normal juntos, pues se dedican a socializar en almuerzos, cenas y actividades planificadas.

Nada de esto quiere decir que el trabajo a distancia sea mejor que ir a la oficina. O que los equipos virtuales son mejores que las tradicionales. Por el contrario, estoy sugiriendo que son exactamente iguales a este respecto: alguien que trabaja en la misma oficina con su líder necesita una comunicación eficaz, tanto como alguien que se encuentra en una oficina diferente. Es sólo que, irónicamente, es menos probable que lo tenga.

Jackalope Jobs y el nuevo buscador para encontrar el trabajo de tus sueños

Dadas las circunstancias económicas actuales, todos sabemos lo difícil que está encontrar un empleo. Y la situación no parece poder mejorar en el corto plazo. Con millones de personas luchando por conseguir los mismos puestos, resulta complicado desplazarse a través de las diversas páginas y buscadores todos los días. Lo ideal sería que pudiéramos optimizar la búsqueda.

Por suerte hay una nueva página web que ha encontrado una manera de utilizar los círculos sociales en línea para poder encontrar empleo. Su nombre: Jackalope Jobs.

Jackalope Jobs se centra en las personas que están buscando trabajo, ayudándole a obtener ventaja frente a los otros demandantes de empleo por la clasificación a través de sus redes sociales y la localización de conexiones que puedan ser valiosas. La forma en que el sitio funciona es simple: entrar con LinkedIn, Facebook o Plaxo, y Jackalope Jobs importa todos los contactos, las credenciales y las conexiones.

Desde la página se puede buscar un trabajo o hacerlo a través de sus conexiones para que el usuario pueda inscribirse en la oferta. A su vez, en función de las palabras clave relevantes para la búsqueda, Jackalope Jobs reunirá los listados de bolsas de trabajo, medios de comunicación social y otros lugares de acuerdo con su “Ranking Jackalope“. Además se pueden ordenar manualmente los listados de las ofertas de trabajo en la forma que estimen conveniente; por ejemplo, por número de conexiones pertinentes.

Portal de empleo inteligente

Al hacer clic en cualquier oferta de empleo, el usuario puede ver cuales de sus conexiones podrían ponerle en contacto con esa compañía en particular y cuál es la relación que estos tienen con la empresa. También se puede llegar a las conexiones directamente a través de la interfaz de Jackalope Jobs, en lugar de tener que iniciar sesión en la red social por separado.

Sudy Bharadwaj, fundador y director general de Jackalope Jobs, cuenta que un factor importante es la gran dedicación del sitio hacia los buscadores de trabajo. “Nuestra misión es ayudar a un millón de personas a encontrar un trabajo para el año 2015.

Bharadwaj decidió crear el sitio después de darse cuenta de cuántas personas están en busca de puestos de trabajo, una combinación de desempleados, subempleados y empleados que buscan cambios en su situación laboral. “Ellos están muy limitados, ya que la mayoría de los sitios se centran en los anunciantes, los empleadores y reclutadores. Por lo tanto, vemos una gran necesidad y un mercado enorme”, dice.

Además, de acuerdo con Bharadwaj, incluso los más grandes sitios web de empleo muestran sólo el 5% de las vacantes disponibles. El equipo de Jackalope Jobs considera que los solicitantes de empleo deben tener mayor acceso a las ofertas, pero para ello es necesaria la búsqueda más inteligente, con lo que el sitio ofrece también la búsqueda semántica.

Jackalope Jobs depende en parte de cómo se mantienen las conexiones en los perfiles sociales. Los usuarios de LinkedIn por lo general tienen un historial de trabajo detallado, mientras que algunos usuarios de Facebook quieren mantener su vida personal separada y no incluyen la información laboral. La fusión de las redes sociales en una única web permite encontrar conexiones mediante las relaciones personales o profesionales.

A %d blogueros les gusta esto: